El matemático Michele Emmer una vez dijo que cada triángulo (ya sea autángolo, rectángulo o equilátero) tiene cierto aroma espiritual: si lo comparamos a otras formas, este aroma se diferencia, se caracteriza por sus matices, pero en cierta forma...